Proyecto Oncológico

yoga oncologico

El objetivo es mejorar la calidad de vida de los enfermos oncológicos durante el proceso de la enfermedad. Esta mejora se hace mediante la práctica de ejercicios guiados de relajación profunda, ejercicios de respiración, ejercicios de estiramiento muy suaves y una meditación corta (Yoga Restaurativo).

El Yoga Restaurativo proporciona a las personas que conviven con el cáncer los siguientes beneficios:

  • Mejora la calidad del sueño
  • Mejora el estrés y la ansiedad
  • Disminuye el dolor
  • Mejora el estado mental y emocional (mejora de la memoria, positivismo)
  • Mejora la presión arterial
  • Disminuye la dependencia a los sedantes
  • Mejora el estado de fatiga crónica
  • Favorece la intuición y la creatividad

Este proyecto está en funcionamiento en Mataró desde 2011 en cooperación con el Servicio de Oncología del Hospital de Mataró (Consorci Sanitari del Maresme).

La Fundació Lotus Blau oferece plazas para hacer clases de Yoga Restaurativo a disposición del Proyecto Oncológico.

La Fundació darà la oportunidad de que se puedan beneficiar el máximo de personas enfermas de cáncer.

El ámbito de actuación del Proyecto Oncológico quiere ser todo el territorio catalán.

La Fundació Lotus Blau trabaja en colaboración con diferentes hospitales y asociaciones del territorio para que el mayor número posible de personas enfermas se puedan beneficiar del proyecto.

yoga oncologic

Cecília Bofarull

alumna del Proyecto Oncológico

Respirar, estirar, relajar el cuerpo y escucharme, me ayuda a coger energía y pilas para continuar con el día a día de la enfermedad.

Los días que tengo migraña, sé que si voy a la clase, saldré sin dolor de cabeza, sin tener que haber tomado ninguna medicina, con solo respirar y relajar mente y cuerpo.

Me da pilas, calma y paz… Parece una mezcla incoherente, pero para a mi es muy importante para mi día a día y para mi salud”

yoga oncologico

Carina Soteras

alumna del Proyecto Oncológico

«Estas clases me han ayudado a encontrar la paz interior.
Yo antes dormía muy bien pero con el golpe de la enfermedad perdí el sueño. Desde el primer día de clase ya pude descansar bien!

Físicamente los estiramientos suaves me permiten estirar el cuerpo sin hacerme daño. Me encuentro más flexible»

yoga oncologico

Sílvia Ortuño

alumna del Proyecto Oncológico

«Al principio de la noticia de la enfermedad te hundes. Me quedé sin fuerza para nada. Tenía un bloqueo, la cabeza no me paraba.

Venir a las clases de Yoga Restaurativo es un rato para estar por mi, aquí y ahora y lo dejo todo a un lado. Salgo tan limpia que tengo otra forma de enfrentarme a todo.
He ido cogiendo más flexibilidad y me siento muy motivada por seguir trabajando más el cuerpo. Con las clases, veo como el cuerpo y la mente van a una y encuentro paz. He descubierto un mundo que no conocía. La gente me dice que he cambiado, que he ganado como persona.

Estes clases son una medicina para ayudarme en el proceso del cáncer»